(+34) 688 99 67 98

Trastornos de la personalidad

Diagnóstico y tratamiento

En general, podríamos decir que los rasgos de personalidad son patrones persistentes del modo de ver el mundo y relacionarse con él. Cada sujeto presenta sus propios rasgos de personalidad que le hacen único. Cuando esos rasgos de personalidad son inflexibles, persistentes y causan malestar o deterioro funcional (laboral, social…), es cuando hablamos de trastorno de la personalidad.

Clásicamente, se han distribuido en tres grandes grupos:

Grupo A: Los trastornos de personalidad paranoide, esquizoide y esquizotípico. Estos sujetos suelen describirse como “raros” o excéntricos.

Grupo B: Trastorno de la personalidad límite, histriónico, narcisista y antisocial. Se caracterizan por ser exageradamente dramáticos, emocionales o bien erráticos.

Grupo C: Los trastornos de la personalidad dependiente, obsesivo-compulsivo y evasivo. Suelen ser vistos como personas ansiosas o temerosas.

Los trastornos de la personalidad conforman un amplio grupo, y profundizar en cada uno de ellos escapa al propósito de esta página. No obstante, son relativamente frecuentes y causantes de gran malestar y problemas en la sociedad. Con un adecuado abordaje psicoterapéutico, estas personas pueden mejorar mucho su calidad de vida.