(+34) 688 99 67 98

Disfunciones sexuales

Diagnóstico y tratamiento

Existen muchos tipos, y las clasificaciones han ido variando con el paso de los años. Hoy en día, y siguiendo la última clasificación de la APA, distinguimos trastornos como la disfunción eréctil, la eyaculación precoz, la eyaculación retardada, el trastorno orgásmico femenino, el trastorno del interés o excitación sexual, el trastorno de dolor génito-pélvico o dolor en la penetración, el trastorno de deseo sexual hipoactivo en el varón, etc.

Estos trastornos pueden aparecer desde las primeras relaciones sexuales, o ser adquiridos con el tiempo. Asimismo, también se distingue si son generalizados, o si son situacionales (es decir, que ocurran solamente en determinadas situaciones o con determinadas parejas).

Quizás la disfunción sexual más referida en consulta sea la disfunción eréctil, en la que hay una dificultad marcada para conseguir o mantener la erección durante la actividad sexual en pareja, y dicha dificultad no es debida a un problema grave en la relación, o a otro trastorno mental no sexual, o afección médica. Para hablar de disfunción eréctil, los síntomas deben persistir durante un periodo de al menos seis meses.

Muchos hombres con este problema pueden experimentar tristeza, baja autoestima, poca confianza en sí mismos o un sentimiento de masculinidad disminuido. También pueden presentar evitación de los encuentros sexuales, por temor al fracaso.

Al tener un origen psicológico, y no orgánico (es decir, que no hay ninguna causa física que lo justifique), con una terapia adecuada la persona puede recuperar una vida sexual normal.