(+34) 688 99 67 98

Ansiedad

Diagnóstico y tratamiento

La ansiedad es una respuesta normal del organismo al estrés, que nos ha permitido sobrevivir como especie ante situaciones de peligro. Tiene una función adaptativa.

No obstante, cuando dicha reacción se da en situaciones que no son peligrosas, es excesiva por su intensidad o duración e interfiere negativamente en nuestro día a día, hablamos de trastorno de ansiedad.

La ansiedad se puede manifestar mediante síntomas físicos (como sudoración, palpitaciones, taquicardia, mareo, temblores, sensación de falta de aire, de frío en la piel…) y síntomas psíquicos (sensación de miedo y amenaza, de que algo malo va a pasar, incapacidad para relajarse, irritabilidad, incapacidad de conciliar el sueño, para concentrarse o recordar cosas…).

Existen muchos tipos de trastornos de ansiedad, aunque los principales son:

Trastorno de ansiedad generalizada

Estas personas presentan, la mayor parte de los días, una ansiedad y preocupación excesivas, desproporcionadas, ante acontecimientos o actividades rutinarias de la vida, tales como el trabajo, llegar tarde a una cita, las tareas del hogar, la salud de uno mismo o de sus familiares… Estas preocupaciones resultan difíciles de controlar, invaden el pensamiento e interfieren con la atención a las actividades inmediatas del día a día. Además, se asocian varios de los siguientes síntomas: nerviosismo, fatiga, tensión muscular, irritabilidad, problemas para concentrarse, quedarse con la mente en blanco, o problemas de sueño.

Fobias específicas 

Es de los trastornos de ansiedad más frecuentes. Consiste en el miedo o ansiedad intensa y desproporcionada por un objeto o situación específica (p. ej., volar, alturas, arañas, ver sangre…). El objeto o situación se evita, pudiendo ser muy limitante según el caso. La terapia cognitivo conductual ha demostrado ser muy eficaz en el tratamiento de las fobias.

Trastorno de pánico

Se producen episodios bruscos y recurrentes de ansiedad muy intensa (pánico), que no se limitan a ninguna situación particular y que por tanto son imprevisibles.

Aparecen síntomas como sensación de no poder respirar, dolor en el pecho, sensación de muerte inminente, hormigueo o adormecimiento de los labios o las extremidades, etc.

Genera miedo a sufrir otro ataque en el futuro o sus consecuencias (miedo a morir, a “volverse loco”…).

Las personas que lo sufren tienden a cambiar su comportamiento, lo que a menudo implica evitar situaciones que creen que puedan desencadenar otro episodio. Sin tratamiento puede llegar a ser muy limitante.

Agorafobia

Se trata de un miedo o ansiedad intensos ante situaciones como por ejemplo salir solo de casa, usar transporte público, estar en espacios cerrados (supermercados, cines…), o abiertos (parkings, puentes), o en lugares donde haya mucha gente (un concierto…). Estas situaciones generan un miedo desproporcionado ante la idea de que escapar de una situación de peligro o recibir ayuda en caso de necesitarlo podría ser difícil. Es una fobia muy limitante, de forma que quien lo padece evita estas situaciones o lugares o bien requiere ir siempre acompañado.

Trastorno de ansiedad social (fobia social)

Existe un miedo o ansiedad intensos ante situaciones sociales en las que uno pueda ser analizado por los demás (como por ejemplo, una reunión). Consiste en un temor a ser evaluado negativamente, (a que piensen que uno es estúpido, débil…), a manifestar síntomas de ese nerviosismo (sudoración, temblor, rubor…) y en definitiva, un miedo al fracaso y al rechazo.  Así pues, la persona evita situaciones sociales, porque provocan un malestar intenso y desproporcionado.

Trastorno de ansiedad por separación

Quien lo padece presenta una angustia excesiva ante el alejamiento del hogar o de las personas a quienes está vinculado (p. ej., los padres). En la infancia temprana (de 1 a 3 años), esto es normal. Aunque no hay una edad exacta a la que se pueda decir que esta ansiedad es normal, pues varía según la cultura y el nivel de desarrollo, típicamente aparece a los 7-9 años. Son niños que rechazan estar solos, pueden insistir en que alguien permanezca con ellos hasta conciliar el sueño, o pueden trasladarse a la cama de sus padres. Se muestran reacios a dormir en casa de amigos, o ir de campamento, e incluso pueden referir síntomas físicos (dolor de barriga, de cabeza…) cuando ocurre o se prevé la separación.

Mutismo selectivo

Es la incapacidad para hablar en determinadas situaciones sociales (como la escuela), a pesar de que la persona habla sin problemas en otros contextos (como en su casa, con familiares cercanos). Suele asociarse a elevada ansiedad social (timidez excesiva, miedo a la humillación social, aislamiento social…), y tiene consecuencias negativas en los logros académicos o laborales, o en las relaciones sociales.

Otros trastornos de ansiedad

La ansiedad también puede ser provocada por drogas (cocaína, anfetaminas, cannabis…), medicamentos (broncodilatadores, anticolinérgicos…) o incluso por afecciones médicas (hipertiroidismo, feocromocitoma, hipoglucemia…).

También pueden producirse síntomas de ansiedad sin llegar a cumplir criterios de otros trastornos de ansiedad específicos.

 

No deje que la ansiedad domine su vida. Pida cita hoy mismo.