En el campo de la Salud Mental, hablamos de Patología Dual cuando queremos referirnos a
aquellos sujetos que sufren de una adicción al consumo de sustancias psicoactivas, junto con
un trastorno mental. Dicha asociación puede darse de manera simultánea en el tiempo, o bien
intercalarse a lo largo de la vida del sujeto.

Es de sobra conocido el hecho de que sustancias como el alcohol, la cocaína o el cannabis
pueden llegar a producir trastornos mentales y de conducta de diversa índole: agresividad,
depresión, ansiedad, e incluso cuadros psicóticos en los que hay una pérdida de contacto con
la realidad.

Por otra parte, numerosos estudios también muestran una mayor prevalencia de consumo 
de sustancias en personas con trastornos mentales tales como la depresión, los trastornos
de personalidad, el trastorno bipolar, los cuadros de ansiedad, la esquizofrenia y otros.

¿El huevo o la gallina? Existe mucho debate sobre qué vino antes: el consumo, o el trastorno.

Lo que sí está claro es que cuando trastorno mental y consumo de tóxicos coexisten,
el pronóstico es peor. Los estudios muestran mayor tasa de fracaso terapéutico, mayor
prevalencia de tentativas suicidas y de suicidios consumados, mayor riesgo de recaídas
y de ingreso hospitalario y una mayor propensión a llevar a cabo prácticas de riesgo que
predisponen a otros problemas médicos (accidentes de tráfico, enfermedades de transmisión
sexual…) y problemas sociales (rupturas sentimentales, conductas delictivas…).

Todo ello hace necesaria la detección sistemática y el tratamiento adecuado de la Patología
dual, todo un reto para la sociedad actual, en la que por desgracia la incidencia de dicha
patología es considerable, y los medios para enfrentarla no están siendo suficientes.

¿Cuál es entonces la mejor forma de ayudar a personas con este problema?
Todo parte de un programa individualizado de tratamiento, es decir, un programa adaptado a
las características y situaciones particulares de cada sujeto. El abordaje de la patología dual
deberá siempre tener en cuenta de forma simultánea todos los problemas (el consumo y el
trastorno mental), y tratarlos desde el primer punto de contacto. Ello, junto con un abordaje
multidisciplinar en el que participan conjuntamente psicólogos, psiquiatra, y otros
profesionales dependiendo de las necesidades específicas de cada caso, es lo que va a
garantizar una mayor probabilidad de éxito en el tratamiento.

La Dra. Moreno y su equipo dispone de varios programas de tratamiento de desintoxicación y
deshabituación del consumo de sustancias, tanto de alcohol, cocaína y otras drogas, como la
adicción a fármacos psicoactivos. Según el caso, será necesario o no el ingreso hospitalario.

Contacte con la Dra. Moreno para más información.

Leave a reply